Aquí todos estamos locos

6 Agosto, 2018 acuarela
  • “Minino de Chesire” – empezó más bien con timidez, pues no estaba segura si le gustaría el nombre; pero el gato se mostró aún más risueño. “¡Vaya! – pensó Alicia -. De momento parece satisfecho”, y prosiguió:
  • ¿Podrías decirme, por favor, qué camino he de tomar para salir de aquí?
  • Depende mucho del punto a donde quieras ir – contestó el gato.
  • Me da casi igual dónde – dijo Alicia.
  • Entonces no importa qué camino sigas – dijo el gato.
  • … siempre que llegue a alguna parte – añadió Alicia, a modo de explicación.
  • ¡Ah!, seguro que lo consigues – dijo el gato -, si andas lo suficiente.

Alicia comprendió que el argumento era irrefutable, de modo que probó con otra pregunta.

  • ¿Qué clase de gente vive por aquí?
  • En esa dirección – dijo el gato, haciendo un vago gesto con la pata derecha – vive un Sombrerero; y en esa dirección – haciendo el mismo gesto con la otra pata – vive la Liebre de Marzo. Visita al que te plazca: aquí todos estamos locos. Yo estoy loco, tú estás loca.
  • ¿Y cómo sabes que estoy loca? – preguntó Alicia.
  • ¡Ah!, pues debes serlo – dijo el gato – o no habrías venido aquí.

Alicia, tal como les contaba, es mi cuento favorito. Creo que el haberlo aprendido de memoria desde niña ha hecho que crea en lo imposible y que, en efecto, todos estamos locos aquí.

Una de mis primeras ilustraciones en acuarela de este nuevo tiempo, se lo dedico a esta parte de mí que cree en lo imposible. Que mira a través de los espejos y ve reflejos de lo que puede suceder en el paralelo multiversal.

Esta constante necesidad de salir del mundo real, ha hecho que busque tomar las fotos – a manera de prueba – de tantos reflejos sin el resultado esperado. Pero, con la ilustración, estoy logrando el objetivo. ¡Pronto más noticias!