Rake Rakhan Har de vida

8 Agosto, 2018 acuarela

La palabra es magia, poder, intención y conexión. La palabra puede elevarnos, unirnos pero también puede causar los efectos contrarios, todo depende de cómo la usemos. La palabra responde a un pensamiento y el pensamiento, muchas veces, viene del sentimiento. Por eso Yoda nos dice siempre: “el miedo es el camino al lado oscuro”, porque a partir de un sentimiento profundo, cada uno determinamos el camino a seguir.

Desde el 2005, después de una etapa difícil en mi vida, me dediqué a la meditación zen de la mano de Vera de Khon. En su casa, ubicada en las calles Lizardo García y 12 de Octubre, encontré una paz que no había sentido antes. Conecté.

Tiempo después, descubrí el Kundalini Yoga y con él, una serie de ejercicios combinados con mantras y sonidos que me han dado un conocimiento difícilmente explicable a través de la poderosa herramienta del lenguaje. En el Siri Prem (lugar que recomiendo siempre), descubrí cómo la energía poderosa del universo me / nos sostiene. Y, esta tecnología ha sido el pilar de todo mi proceso.

El sonido es la manera en que el ser humano es capaz de conectar con el infinito porque usa la misma onda expansiva que recorre todo el universo. Por eso la música es el lenguaje universal y depende de qué música se escuche para crear un ambiente o entrar en un estado de ánimo determinado. Ludwig van Beethoven decía que la música funciona como un proceso hipnótico, es el único arte que puede introducir al oyente directamente en la mente y sentimientos del compositor, sin filtros.

Los mantras, por su parte, son creaciones sonoras que invocan un estado meditativo en el ser humano. Debido al origen sonoro, personalmente, las prefiero al momento de meditar. Me ayudan a entrar en un estado contemplativo de forma más consiente y directa. Últimamente los he estado practicando de forma muy frecuente, cada vez con más intensidad.

Hoy, quiero compartir con ustedes uno de ellos a través de una ilustración. Este mantra en particular, es uno de los favoritos de mi casa por la energía de protección y armonía que provoca. Durante estos últimos tiempos (un tanto turbulentos debo decir), ha circundado en mi mente por días hasta que salió en el pincel.

Si gustan practicarlo, dejo el enlace de la página que es mi referente cada que busco practicar un mantra nuevo – web altamente recomendada: www.kundalinihoy.com

Normalmente se pide que los mantras sean entonado al menos por 11 minutos cada día. Es el tiempo que dedico a mi meditación diaria.

Espero que lo disfruten y, a quien aún no ha experimentado el poder de las prácticas espirituales, se lo recomiendo de corazón. Usted nunca más será el mismo 🙂

Sat Nam!